Malos olores en los baños

Malos olores en los baños

Avance cover
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

A lo largo de su vida útil, en toda vivienda usualmente se presentan un sinfín de situaciones que ameritan realizar trabajos de reparación o mantenimiento. Uno de los más incómodos, es el mal olor que se genera y desprende de las cañerías, tuberías y desagües.

Aquí algunas causas del problema, cómo prevenirlo y útiles consejos que te ayudarán a minimizarlo.

CAUSAS

El mal olor que se desprende de los desagües de una vivienda en su mayoría es consecuencia del mal uso que se hace de sus tuberías. Estas funcionan como depósitos de residuos; evitar esta práctica es fundamental para no generar una avería gradual del sistema.

Por otro lado, existen desagües en áreas secas como lavanderías, cocinas y baños que, al no tener un constante flujo, el agua que se mantiene en el sifón como una barrera, tiende a evaporarse con el tiempo y esto se convierte en un foco de salida de los malos olores propios del uso, que se generan en las tuberías.

EL MANTENIMIENTO ES LA CLAVE:

  • Para prevenir estos malos olores es importante que implementes el hábito del mantenimiento constante en el hogar.
  • Ojo a las obstrucciones. Debes eliminar esos objetos que no dejan pasar el agua con fluidez.  En más de una ocasión el mal olor deriva de estos elementos, pues crean una acumulación de residuos.
  • Limpieza y saturación de agua a los sifones.  Lo ideal es depositar agua limpia en todos los sifones y tuberías expuestas tanto en áreas secas como en húmedas, para bloquear los malos olores que puedan generarse en estos drenajes ya sea por falta de agua o por depósitos de materiales en descomposición.

REMEDIOS:

Si el mantenimiento no logra acabar con el mal olor de los desagües de tu vivienda, puedes utilizar remedios caseros o comerciales que ayudan a controlarlos.

  • Mezclar 200 ml de vinagre blanco, medio litro de agua fría, 100 gramos de bicarbonato, vérterlos por la tubería, esperar 30 minutos y luego la misma cantidad de agua hirviendo.  Además de eliminar los malos olores, las tuberías quedarán limpias.

  • Verter por las tuberías que generan malos olores una pequeña cantidad de levadura de panadero disuelta en agua. Es importante hacerlo por la noche y no abrir los grifos hasta el día siguiente.

  • En el mercado encontrarás productos limpiadores de tuberías que ayudan a solucionar problemas de malos olores y de obstrucción. Es fundamental seguir las instrucciones de uso y dejarlo reposar el tiempo exacto que se indica.

Así que ya sabes, no esperes a que surja el problema para buscarle una solución. Manos a la obra en el mantenimiento de tu casa. Una casa bien mantenida siempre ayuda a sostener su valor en el mercado.

Otras publicaciones